Los desmaquillantes que conseguimos en la farmacia o en tiendas de belleza muchas veces no son adecuados para nuestro tipo de piel o para nuestro bolsillo. Por eso, les traigo un DIY de como preparar un desmaquillante casero con unos ingredientes mágicos con muchos beneficios.


Una buena rutina facial consiste en limpiar, hidratar y proteger nuestro cutis. Y es que, la piel es como una esponja, porque absorbe todos los nutrientes que le proporcionamos, pero también las bacterias del medio ambiente, el sudor y el maquillaje que nos colocamos a diario. Por eso, uno de los pasos más importantes de nuestra rutina tiene que ser: el desmaquillaje.

Hay diferentes productos con los que podemos remover el maquillaje, en este caso, haremos un desmaquillante bifásico con agua de rosas y aceite de coco orgánico al 20%.





El aceite de coco al igual que el aceite de argán, puede aportar muchos beneficios en nuestra rutina de belleza ya que es un humectante eficaz para todo tipo de piel. Además, limpia profundamente y se deshace de las células muertas que se van acumulando a lo largo del día. Su contenido de ácido láurico combate las bacterias que causan el acné y su propiedad anti-inflamatoria ayuda a mejorar la apariencia de cicatrices y estrías. Y por último, pero no menos importante, elimina el maquillaje que es resistente al agua.

El agua de rosas es un tónico natural que puede controlar el pH de nuestra piel, cierra los poros, afina la textura de la piel y la suaviza. También disminuye la inflamación como las bolsas en los ojos que se forman al no dormir bien, y el acné. ¿Lo mejor? Tiene un efecto regenerador que retrasa la aparición de las líneas de expresión y previene la aparición de las mancha, dando una apariencia suave y juvenil a nuestro rostro.

Para realizar el desmaquillante, primero debes esterilizar y limpiar muy bien el envase donde lo mantendrás guardado, para luego llenar una mitad con el aceite de coco orgánico y la otra con agua de rosas.

TIP IMPORTANTE: puedes usar el envase de otro desmaquillante que ya se te haya terminado.

Al momento de remover tu maquillaje, debes agitar fuertemente el envase para que ambas fases se mezclen lo suficiente. Luego, humedece un disco de algodón y frota tu rostro suavemente hasta que no te queden restos de suciedad.

¿Ven qué es muy sencillo? Yo tengo un mes utilizando este desmaquillante y el cambio en mi rostro es maravilloso. Lo veo y siento más suave, hidratado, y además duermo con la sensación de estar en un paraíso tropical por el olor del aceite de coco, ¿qué más se puede pedir?

En la parte de abajo les dejo una imagen con un resumen de cómo realizar el desmaquillante y los beneficios de los ingredientes. Perfecto para guardarlo en el teléfono, en tu tablero de belleza en Pinterest (sólo debes darle click) o compartir con tus amigas.

Espero les haya gustado este desmaquillante y lo prueben muy pronto.

Nos vemos en el próximo post bellezas.
-

Publicar un comentario

Contact

Con la tecnología de Blogger.

@miburbujablog